Tiendo a desconfiar de quienes se precian de vivir plenamente en el presente de la misma forma que sospecho de aquellos que aseguran que no tienen arrepentimientos. Es como si alguien se ufanara de que no necesita respirar.