Escribir una entrada diaria numerada me ha permitido soltar en un par de conversaciones, como si fuera cualquier cosa, cuantos días llevamos este año. Todo muy casual. Creo que a eso se limitan por lo pronto los beneficios de este ejercicio ocioso y sin norte. No que esperara nada, la verdad.