Nada regocija al ciclista urbano como una calle atestada de carros cruzando a paso de oveja el centro de una ciudad con una ciclorruta paralela abierta y vacía, disponible para volar.

Extrañaré esa sensación cuando las calles sean enteramente nuestras.