Algún día los dinosaurios volverán de las estrellas y no nos van a reconocer. Su ira será infinita.