Voy a acostarme a dormir y mañana cuando despierte todo habrá cambiando sutilmente en formas al principio imperceptibles pero cada vez más evidentes a medida que el tiempo pase, en una constante convergencia hacia la extrañeza general. De nada servirá recordar.