Ayer en la piscina Laia me dijo que jugáramos un juego. El juego consistía en que yo me hundía y nunca jamás volvía a salir: me quedaba debajo del agua para siempre.