Me gustaría ser más tranquilo, pero si fuera más tranquilo no sería quien soy. Ese es mi consuelo recurrente. Como si eso que soy tuviera algún valor o mérito. O como si no ser no fuese siempre la mejor alternativa. De alguna forma hay que engañarse para poder seguir. Mejores alternativas siempre habrá.