En cuestión de un par de meses Ontario pasó de ser una provincia puritana con prohibición explícita de venta de alcohol en tiendas distintas de los dispensarios oficiales a la presencia de impulsadores generosos que ofrecen vasitos de cerveza a los visitantes del supermercado del barrio. Buen vino, empero, sigue siendo difícil de conseguir.