La ciudad es grande y está llena de gente. De noche se siente solitaria sin ser amenazante. Especialmente a medida que me alejo del centro. Cada vez menos personas. Me tranquiliza la soledad. Me atrae la idea de, llegado el momento, vivir tan lejos como pueda del mundo.