El domingo pasé un rato largo en la hamaca primero leyendo y después tomando una siesta. Desperté agradecido con el universo por ese invento tan maravilloso. Tengo que aprovechar más el balcón.