Ana, la hermana de Jasna, escribió este ensayo sobre la muerte, hace pocos meses, de su hija Nadia. Su lectura me dejó arrasado pero también agradecido. Es un texto muy duro y muy lindo.