Sábado lento entre siestas, lecturas, hamaca y calor. Uno de esos días en los que la acumulación de duermevelas hace que se pierda totalmente la orientación temporal. Cada momento se siente largo y desconectado del resto. A media tardé asé un par de pedazos de sobrebarriga al carbón. Aunque ya lo había hecho antes, esta vez no me gustó cómo quedó. Ando en conflicto con la carne, más de lo habitual, y tal vez de ahí, más que del resultado, proviene mi juicio. Laia, después de varias sesiones de llanto gratuito, hizo siesta de cinco y media a siete y media de la tarde así que aunque son las diez y media todavía anda por ahí dedicada al arte primitivista. Dentro de poco tendremos que intervenir. Me tienta ponerla a dormir y salir a tomarme una cerveza en un bar, pero la pereza de vestirme es más fuerte.