Hace tiempo que no asistía a una charla matemática. Todavía me duermo. Tal vez ahora incluso con más potencia, si es que se le puede llamar potencia a la pesadez del buen sueño. Creo que hice bien en dejar ese mundo. No tengo la paciencia.