La vida compite con el registro de la vida y gana porque el registro de la vida sin vida no es otra cosa que una añoranza impaciente de la muerte muy mal disimulada.