Contra todo pronóstico cumplimos once años de casados. Nos pegamos una borrachera feliz. Estos últimos años han sido provechosos. Mudarnos a Toronto fue una muy buena decisión. Ayer alguien nos preguntó si esta ciudad era nuestro último destino. Esto es casa, respondimos al unísono. De aquí no nos vamos.