Es agradable sentirse por completo vulnerable ante alguien y al mismo tiempo plenamente a salvo. Mejor aún si es mutuo.