A veces la soledad se alimenta de sí misma hasta que se vuelve su principal justificación para existir y deviene en desolación o amargura. A partir de ese momento domina los días sin compasión. Y el problema, más que encontrar una salida, consiste en convencerse de que tal salida existe. Adentro todo es bruma.