Algún día el cielo se llenará de luces y entonces sabremos que ha llegado el momento y dejaremos todo lo que estemos haciendo para salir a las calles y elevar los brazos hacia lo alto hasta fundirnos en una sola esencia, más tono que materia. Nadie nos recordará.