Lentamente desaparecer entre las vidas ajenas hasta ser indistinguible de las voces que anuncian la llegada inminente de los visitantes provenientes del otro lado del espacio.