Encontrar un lugar y un momento para recordar y entregarse a ese recuerdo plenamente hasta olvidar por completo que alguna vez fue un cúmulo de instantes sin unidad, libres de estructura, que sólo tenían sentido desde la ilusión del futuro que prometían, ese que nunca llegó. Vivir ahí.