Más o menos así vamos, a pasos cortos, con calma. No hay urgencias o son imaginarias: productos de prioridades trastocadas. La consigna es entregarse a la vida y recibir con aprecio lo que conceda.