Me gusta esconderme en las películas. Entre la oscuridad, envuelto en historias, me siento inmaterial y por tanto completamente a salvo. Es mi estado ideal.