Once días sin escribir motivo saturación de la vida. Del festival de cine me quedo con Arrival, Colossal y I Am the Pretty Thing That Lives in the House. Arrival, en particular, me tocó hondo. Mientras hacía fila para las películas leí The Big Short de Michael Lewis: divertido, triste y aterrador. En general la maratón de películas me dejó satisfecho. Muy probablemente la vuelva a hacer el próximo año. Durante el último mes he estado calmado y contento. El trabajo va bien y la vida todavía mejor. Laia empezó clases de música (una hora) y piano (media hora) en el conservatorio hace dos semanas. El curso de piano requiere piano en casa así que resolvimos invertir y comprar uno, con la esperanza de que Laia se entusiasme y nosotros también lo usemos para aprender. Hoy a mediodía llegó en un camión. Tal vez el próximo año organice mi horario para tomar al menos una lección a domicilio a la semana. Por lo pronto practicaré escalas.