¿Si las expectativas son al futuro lo que la memoria es al pasado, cuál es la amnesia del futuro? Creo haberla sentido intensamente al menos una vez: ese quiebre bruto en las certezas de lo posible que actualiza la distribución de rumbos e incluso expande o derrumba. Una esperanza que se desvanece o emerge; una promesa abandonada; un sentido de pérdida que arropa a la vida como niebla.