El proceso de desconexión tecnológica, de modulación paulatina (incluso si es apenas parcial) del consumo de servicios de interacción social masiva en línea, desencadena procesos complementarios de conexión a interacciones acotadas más significativas y tranquilas, más enfocadas, que tal vez siempre habían estado disponibles pero costaba valorar desde la saturación de atención constante que promueve todo el aparato de redes comerciales globalizantes y maximalistas.