La vida es preferible como compendio de encuentros que como acumulación de conflictos. Algunos encuentros son cortos y otros perduran por muchos años. Su longitud no determina su valor. Cada encuentro es una oportunidad para aprender, recibir amor y entregarse a los demás. Mientras duren.