Tal vez conviene bajar el paso y dejar de mirar hacia el suelo.