Llegado un punto, cansado del miedo, el monstruo acepta su condición y participa de la vida desde ahí, en su margen, sin pretender ser alguien diferente, sin aspirar a ser alguien mejor. Lo hace con algo que se siente como orgullo.