Cada vez ser menos hasta dejar de ser enteramente. Abandonar el tiempo. Presenciar la vida desde la nostalgia de saberla de antemano perdida. De pronto no hay alternativa.