Hoy Laia me dijo, cuando la fui a recoger al colegio, que no quería hablar más porque estaba cansada de hablar. En realidad lo que me pedía, sutilmente, era que dejara de hablarle. Así pagan.