De niño, en la playa, me gustaba jugar a hundirme y dejar que las olas pasaran sobre mí. La corriente rodaba suave sobre mi espalda. Toda la rabia de la ola se difuminaba. Bajo el agua las olas son apenas un rumor, una brisa de agua.