Todos deberíamos a aspirar a convertirnos en árbol algún día. Ese debería ser el indicador último de éxito en la vida.