Lo bueno de no ser muy agraciado es que uno sabe que no se gana nada por la cara bonita.

Aunque la verdad es que siento que he mejorado. Dentro de lo posible, que no es mucho, claro está.

La paternidad algo embellece.