Recibí este correo hoy:

Buenas tardes Javier, Con todo respeto que usted se merece le doy mi opinión sobre el libro despegue, me parece un libro muy aburrido como escrito para niños de preescolar y ancianos suprema mente aburrido provocó sueño a todo el aula de clase gracias y no escriba más , como escritor es muy buen papa.

Me tiene pensando en las motivaciones que hacen que una persona joven decida enviar algo así. Me imagino que es sincero, pero aún así me cuesta creer que solo por eso, solo porque se aburrió, se tomara el trabajo de escribir ese mensaje. Y claro, es fácil. Pero no sé por qué siento que lo que hay al fondo es esa convicción en la expresión de disgustos que es común en medios digitales, la misma que es fuente de tanto conflicto: una costumbre tóxica que ahora se toma como muestra de ingenio y sagacidad.

En todo caso me sacó una risa hoy al mediodía, cuando ya no esperaba más risas. Todavía no sé qué responderé.