Quiero organizar mejor mi tiempo. Se me va en nadas ínfimas.

Aunque no lo necesito para usarlo. No tengo nada concreto en mente.

Me preocupa no controlar a conciencia su desperdicio. Nunca sé qué hago con él, así sea para registrarlo.