Tengo unas medias lateralizadas, o sea con una letra que indica en qué pie deben ponerse. Son las primeras medias que veo con esa peculiaridad y la directiva implícita me agobia porque crea una necesidad de corrección que nunca había sentido al ponerme medias (y que sí existe con los zapatos, claro). Como es obvio, la resisto radicalmente llevando la que dice L a la derecha y la que dice R a la izquierda pero ahora siento que al hacer eso simplemente creo otra norma en oposición a la impuesta: conjuro una opresión dual. La alternativa es llevarlas al azar, pero cuando el azar me entrega un resultado que encaja con la exigencia de las letras me siento atrapado. Al fondo de todo esto siempre tengo además la duda de si al llevarlas al revés de lo indicado estoy perdiendo parte de los beneficios que sus creadores imaginaron al diseñarlas. Mejor dicho, no hay forma de ganar con estas medias.