Tenía otra teoría de conspiración capitalista por ahí guardada. Creo que iba sobre la idea de que la gente que le va bien en el capitalismo entiende su farsa. Que el capitalismo premia a quienes lo entienden por lo que es, los que pueden ver todas esas abstracciones en intercambio y sentir su levedad, su esencia de nada. Los que convierten ese cinismo que mencionaba ayer en principio moral. Eso les permite jugar distanciados de las consecuencias, con ventaja.

En mi caso particular, la plata me atormenta así que vivo subyugado. Demasiado prevenido para prosperar.