Vimos Black Panther. Creo que me gustó al menos en lo superficial, aunque Marvel en cine cada vez me aburre más. Cuando intenta ser sustanciosa o inspiradora termina adentrándose en territorios donde se siente torpe. La representación del primo americano que regresa resentido, por ejemplo, me parece que refuerza la forma como los afroamericanos son a veces despachados como una comunidad sin redención. Un componente del racismo gringo diferencia entre el descendiente de esclavos (bárbaro) y el africano (noble); la película sostiene esa perspectiva. Esto supongo debe tener origen colonialista. Y también es colonialista esa representación de África como un territorio al borde del colapso político: clanes en discordia permanente cuya armonía depende de la presencia de un rey guerrero y filósofo (una tradición ancestral) que los subyuga pese a las diferencias. Un conflicto que subsiste en el supuesto hiperdesarrollo de Wakanda, como sugiriendo que es parte de la esencia cultural, independiente de progresos y conocimientos. Que el protagonista sea un rey que se pretenda bondadoso me dificulta la lectura compasiva.