Después de todos estos años seguirán otros que también serán estos. Al menos ya no los lamento.

En el parque ayer temprano había una mujer que hacía ejercicio con una espada china larga y flexible de penacho rojo en el mango, reluciente. Estoy seguro de que eso es ilegal pero por otro lado la señora no parecía un peligro para la comunidad, así que le permití expresarse libremente. Además en algunos años seguro que todo eso le será útil si sobrevive a los primeros días.