Un dolor en el pecho intenso la semana pasada me tuvo varios días con angustia, exámenes y visitas al médico. El potencial problema cardiaco ya está bastante descartado, pero la molestia persiste (aunque es cada vez más leve). Parece ser una mezcla de una lesión muscular en el hombro sumada a una de las peores crisis de ansiedad que he tenido en varios años. Ahí vamos.