Rango Finito

fotoscódigoobservatorioshermanocerdo temas plots

antioquia

1

Desplazamiento en Antioquia 2000-2006

Un intento de dibujar el desplazamiento forzado dentro del departamento de Antioquia desde 2000 hasta 2006 (clic para verlo más grande). En el diagrama de desplazamiento entre departamentos se ve claro que Antioquia produce un alto número de desplazados en ese período (13% del total nacional) pero al mismo tiempo acoge a la gran mayoría de ellos. En este grafo están todos los municipios de Antioquia. El tamaño del nombre del municipio es (más o menos) proporcional al total de flujo (entradas más salidas) del municipio. Entre más intenso el vínculo entre dos municipios, más flujo. Aunque hay flechas y las curvé un poco para sugerir dirección son difíciles de ver entre la maraña, así que como apoyo coloreé los nombres de los municipios: los de color naranja producen más desplazados de los que acogen; los de color azul acogen más de los que producen. Supongo que también podría hacerlo con un diagrama de cuerdas pero quería probar la visualización de migraciones con este tipo de grafos.

Los municipios que no registraron desplazados durante esos años son Entrerrios, Gómez Plata, Hispania, Olaya. Los que registran la razón entre salidas y llegadas más alto son Envigado (67 salidas por cada llegada), Itagüí (46), La Estrella (37), Rionegro (35), Medellín (8) y Bello (7.6).

En este repositorio dejé los datos de desplazamiento con los que he estado trabajando así como los scripts de R que he escrito para pasear por ellos.

27

antioquia, cundinamarca y valle
Incidencia de pobreza (de acuerdo al índice de pobreza multidimensional (cálculos de 2005)) en Antioquia, Cundinamarca y Valle del Cauca. Código y datos para generar los mapas en este repositorio.

Los santos anónimos

Aparentemente, en Puerto Berrío, Antioquia, pescan muertos sin nombre en el río Magdalena, los entierran, adoptan y veneran, como intermediarios con el más allá:

El folclore por el muerto comienza después de ese trabajo. Dice Mesa que a menudo ni siquiera ha llegado al camposanto con su camioneta cuando ya le asaltan los devotos de las almas desconocidas: “Don Francisco, ¿Es un N.N?”, le preguntan. Con esas siglas marca él el nicho de los desconocidos que sepulta. Es entonces cuando la gente llega para cambiar el destino de ese difunto en siglas: “Escogido”, dibujan en la piedra los vivos que quieren adoptar al fenecido recién llegado. “Y desde entonces esa alma ya tiene un dueño”, dice Mesa. “O dos, porque hay casi el doble de adoptantes que de N.N., no quedan para todos”, apunta.