Rango Finito

fotoscódigoobservatorioshermanocerdo temas plots

biología

Otra cuerada

El único evento en el que ha participado el “Parque” de Raúl Cuero es una Conferencia Internacional de Biología Integrativa celebrada en agosto pasado en Las Vegas. Cuando Cuero dice que el “Parque” tiene publicaciones, se refiere a resúmenes de charlas de ese evento (Explicación: por lo general, los resúmenes de charlas de un evento no son considerados publicaciones académicas pues no hay revisión de pares). En la página del “Parque” donde anuncian su participación, se afirma que Mahendra Rao, el director de Centro de Medicina Regenerativa del NIH, asistió. Como es fácil constatar en el programa del evento, Rao no asistió. Sólo es mencionado como miembro del comité organizador. Pero esto es altamente sospechoso pues el evento es organizado por OMICS. ¿No les suena OMICS? Ya los presento.

OMICS es una empresa basada en India que se dedica a montar congresos y revistas para cobrar plata a asistentes y autores desesperados por avanzar como sea en el mundo científico. Su negocio se basa en aprovechar la presión que tienen los científicos por publicar. Ofrecen una forma relativamente sencilla (pero costosa) para inflar la hoja de vida con artículos y charlas en congresos. Aunque generalmente se especializa en estafar incautos, también hay avivatos ocasionales que usan sus servicios para engañar a otros. Dentro del medio académico no tiene credibilidad alguna. Hace un año largo hubo varios artículos en Nature y otras revistas denunciando las prácticas de OMICS. Estas incluyen la mención de científicos famosos e instituciones reputadas para legitimar eventos y publicaciones y dudosos sistemas de revisión de artículos con tarifas de hasta tres mil seiscientos dólares por artículo aceptado. También han sido acusados de promover seudociencia y usar tácticas de marketing engañosas.

De tal nivel es la farsa que en abril de este año el departamento de salud y servicios humanos (DHHS) del gobierno de Estados Unidos exigió a OMICS en una carta que desista de mencionar “el nombre del NIH, sus institutos, PubMed Central, o los nombres de empleados de NIH de forma erronea o engañosa”. Aparentemente los muchachos de OMICS tienen la maña de nombrar sin su autorización ni conocimiento a empleados de importancia de NIH (e.g., directores de centros de investigación) como organizadores/asistentes a eventos o editores de sus publicaciones para acreditar reputación. En la carta del DHHS también se menciona la decisión de la Biblioteca Nacional de Medicina de abstenerse de listar publicaciones de OMICS en PubMed (la base de datos de publicaciones médicas por excelencia).

international_conference_biology_dr_cuero
Los asistentes a la conferencia de OPICS en Las Vegas. Raúl Cuero en el centro.

En resumen, la única conferencia a la que Cuero lleva a sus “jóvenes inventores” a presentar sus famosas patentes (tal vez para siempre pendientes) es un evento organizado por reconocidos estafadores y promotores eximios de mala ciencia. No debe sorprendernos que Cuero mismo haya sido uno de los conferencistas principales y, como “invitado de honor”, su foto aparezca en la portada de la página del evento.

Adenda: Un artículo sobre la máquina de hacer parques etéreos que montaron Cuero y sus socios.

Ciencia y matemática

Ed Wilson habla en este artículo del uso concreto de matemática dentro del trabajo científico y la idea falsa de que los científicos requieren gran habilidad y conocimiento matemático. En realidad la matemática es casi siempre (exceptuando áreas muy específicas) una herramienta secundaria. Esto es particularmente evidente en biología:

The annals of theoretical biology are clogged with mathematical models that either can be safely ignored or, when tested, fail. Possibly no more than 10% have any lasting value. Only those linked solidly to knowledge of real living systems have much chance of being used.

Cthulhu Macrofasciculumque

Cuando un científico quiere atención mediática fácil siempre puede recurrir al truco de bautizar a su objeto de estudio usando referencias pop.

To understand the true diversity of Parabasalia and how their unique cellular complexity arose, more data from smaller and simpler flagellates are needed. Here, we describe two new genera of small-to-intermediate size and complexity, represented by the type species Cthulhu macrofasciculumque and Cthylla microfasciculumque from Prorhinotermes simplex and Reticulitermes virginicus, respectively (both hosts confirmed by DNA barcoding). Both genera have a single anterior nucleus embeded in a robust protruding axostyle, and an anterior bundle flagella (and likely a single posterior flagellum) that emerge slightly subanteriorly and have a distinctive beat pattern. Cthulhu is relatively large and has a distinctive bundle of over 20 flagella whereas Cthylla is smaller, has only 5 anterior flagella and closely resembles several other parababsalian genera.

(Enlace e imagen vía Germán Sierra en Tumblr.)

Obstáculos

La reacción inicial al compuesto biológico es apenas visible y puede ser confundida con irritación alérgica. El desarrollo de cuerpos neurológicos secundarios (mayoritariamente localizados en la parte inferior de la espalda y en los muslos; diámetro máximo registrado de cuatro centímetros) se inicia alrededor de las cinco semanas de exposición pero sólo un once por ciento de los casos estables (ver apéndice D.2 para otras manifestaciones) reportan actividad cognitiva superior al cabo de un año de crecimiento. Cada apéndice es independiente y recurre al sistema perceptual-mnemónico principal para surtir su base vivencial. Progresivamente generan un enramado nervioso propio de acuerdo a sus necesidades particulares de diseño. El individuo afectado no evidencia limitaciones de procesamiento como producto de las nuevas exigencias cibernéticas. Por otro lado, el aumento notable de efectividad psicomotora (de acuerdo a pruebas estandarizadas de admisión a la Unidad Delta) demuestra la validez de nuestra hipótesis inicial basada en estudios preliminares con roedores y primates (apéndice A). Reportes recientes del equipo satélite (apéndice B.3) aseguran que durante períodos de inconsciencia prolongados (vía trauma craneoencefálico y/o intervención neuroquímica) un cuerpo neurológico secundario apropiadamente estimulado está capacitado para tomar control parcial del anfitrión y realizar tareas de eliminación sencillas. Se espera que esta peculiaridad incremente de manera sustancial la disponibilidad operativa del agente en misiones de riesgo alto. En fases posteriores del proyecto, conjeturamos, será posible prescindir de su configuración cerebral sobresocializada y así evadir su tendencia incómoda a la evaluación ética no solicitada.