Rango Finito

fotoscódigoobservatorioshermanocerdo temas plots

burocracias

Acreditaciones

Durante los últimos años la academia y sus burocracias han promovido la idea de que pueden ser medidas y juzgadas por indicadores basados en números de artículos, patentes, acumulación de títulos y similares. Es la forma establecida para determinar quién merece respeto, ascenso o puesto. Recuerdo que en una discusión hace un par de años en este blog sobre el rumbo de la comunidad científica nacional un reluciente y joven investigador colombiano en Estados Unidos corrió a buscar mis exiguos números de publicaciones para ponerme en mi sitio por atrevido con la contundencia que merecía. Es una báscula que pocos cuestionan. Por eso los planes estatales de desarrollo científico se describen (con simpleza pasmosa) en números brutos de doctores y factores de impacto.

La pila de escándalos alrededor de Natalia Springer ilustra bien varias de las formas en las que estos méritos son tremendamente débiles como indicadores de aptitud. De cierta forma, Springer se apoyó en la fragilidad de ese sistema de acreditaciones para ascender y adquirir los contactos que necesitaba para establecer su empresa de confección de estudios vagos y pomposos de alto presupuesto. Eso sumado a un apellido correcto abre muchas puertas en las altas esferas. Springer es un producto natural de esa academia con complejo de competencia deportiva.

Screen Shot 2015-10-04 at 6.28.50 PM
Dibujo de Springer Von Schwarzenberg Consulting Services

22

Las historias que cuentan los datos no siempre están en la superficie y no son siempre las que sus recolectores pretendían capturar. El mapa de homicidios puede interpretarse como una historia muy confusa de violencias que transmutan, migran y renacen (aunque por momentos decaigan gradualmente) pero más al fondo, en la forma como las marcas azules decrecen al tiempo con el número y tasa de homicidios, se oculta, tal vez, una trama más simple que cuenta la consolidación (parcial) de la presencia estatal en regiones que hasta hace muy pocos años eran inaccesibles y, por lo mismo, imposibles de registrar y archivar. De cierta forma los datos cuentan su propia historia (cómo fueron adquiridos, con qué propósito, con cuánta certeza, minucia (o torpeza) y homogeneidad), antes de poder hablar de nada más.

Ciencia por la ciencia

Buena columna de Jorge Orlando Melo sobre los riesgos de la burocracia científica predominante. Dos apartes:

Como el desarrollo científico ha sido en otras partes causa del crecimiento, el país ha estimulado la investigación científica en las universidades, pero es una ciencia que tiene poco que ver con la realidad del país. Suponemos que sirve para el desarrollo, pero no lo sabemos.

[…]

Pero pocas universidades pueden decir que su investigación sirve para algo distinto de alimentarse a sí misma. Las publicaciones son útiles porque se citan; los proyectos de investigación, porque forman nuevos investigadores que harán en el futuro proyectos parecidos. La investigación no produce conocimientos sino artículos e informes, congresos que convocan congresos, escalafones de revistas y de universidades.