Rango Finito

fotoscódigoobservatorioshermanocerdo temas plots

caos

12

partido.contra.partido

Lo que quería ver, y no estoy seguro de ver bien, es cómo compiten los partidos entre ellos a nivel municipal. Supongo que hay mejores formas de “visualizar” algo así pero este es mi primer (y fallido) intento. Cada mini-gráfica es una nube de puntos (uno por cada municipio) donde las coordenadas están dadas por las proporciones de votos al senado en ese municipio para los dos partidos correspondientes a su posición en la cuadrícula. En el triángulo superior están las correlaciones esas mismas variables (la interpretación de estas correlaciones ya no la tengo tan clara como cuando las generé, si es que alguna vez la tuve clara). Creo que esperaba ver algún patrón o irregularidad que fuera difícil de apreciar de otro modo, pero creo que no es mucho lo que se ve más allá de lo obvio. Algo que parecen sugerir los gráficos es que los partidos “tradicionales” y sus derivados (i.e., los cuatro primeros) apelan al mismo tipo de votante (lo que permite mayor concentración en el centro de la mini-gráfica) mientras que los partidos minoritarios en realidad no compiten entre ellos: hay pocos municipios en los que ambos sean relativamente fuertes. Pero de nuevo ese es el tipo de cosas que no necesitan un diagrama tan complicado para verlas (si es que se ven).

Me preguntaba Daniel Vaughan por qué hice el gráfico si no sabía bien como leerlo y me puso a pensar en la metodología improvisada y casi artesanal de estos procesos de exploración de datos, tan alejada, en últimas, del análisis formal y estructurado (casi de receta) que promueven los economistas. Supongo que la respuesta corta es que el propósito de estas búsquedas es encontrar perspectivas que iluminen los datos (que permitan verlos ampliamente y ojalá de alguna forma “renovada”) y a veces (casi siempre) hay que escalar al mirador sin saber muy bien qué se verá y qué no. Tal vez lo otro que pasa es que mi intención con la mayoría de los gráficos que hago no es demostrar nada. Eso me permite experimentar sin preocuparme demasiado por entender hacia dónde voy. El reto técnico de aprender a armar el gráfico que quiero a veces paga solo el paseo.

*

El caos institucional colombiano expuesto en un detalle mínimo: la registraduría tiene un código numérico para identificar municipios y corregimientos departamentales donde monta puestos de votación. El Dane también cuenta con un código númerico para identificar lugares poblados. Increíblemente (o no tanto) estos códigos no tienen nada que ver el uno con el otro. Otro similar: los códigos de colegios que usa la secretaría de educación del distrito son diferentes de los códigos que maneja el Icfes.

En aras de facilitar las traducciones idiotas que exigen las burocracias, aquí armé una tabla de municipios con el código del dane y el de la registraduría. Esto es con el apoyo de Alejandro Peláez y Daniel González.

*

Aquí dejo para descarga libre las tablas de votaciones a representantes a la cámara a nivel municipal. Una por cada departamento (más la de la circunscripción de los exiliados.) No creo que haga con ellas pero los programitas que escribí para bajar las otras se adaptaban fácil para bajar estas. Y ya puestos, por qué no.

Perdido

Hay un fantasma en la estación de Transmilenio de la calle treinta y cuatro con Caracas. Mi hermana, que lo ha visto, me contó. Se dice que es el alma en pena de un hombre que murió atropellado por un bus intencionalmente sin frenos hace veintitrés años en ese mismo lugar. Es inofensivo. La policía no se mete con él. Llegó cuando construyeron la estación y nunca se ha ido. Lleva una maletita de cuerina a medio abrir y un legajo de papeles debajo del brazo. Tose. Luce confundido. Se aparece por las tardes, hacia las cuatro y media, frente al mapa de las rutas, y le pregunta a la gente que pasa cómo hace para llegar rápido a Cedritos. Cuando alguien le explica, agradece, dice al aire No me joda, qué mierdero tan hijueputa, y se mete a empujones en el primer bus que vaya hacia el sur. Una vez adentro, apresado entre la masa rabiosa, se difumina en un grito de ira y horror. Su rutina diaria es una de las atracciones turísticas mas recomendadas del sector.