Fragmento de Arrival at Sky Harbour, por Ian McQue

En el centro de la trama de intriga marítima de The Scar, de China Miéville, se encuentra un dilema sobre el valor (y sentido) de la libertad propia en relación a la potencial opresión ajena. Miéville usa sus novelas como laboratorios de experimentación y reflexión ética-política. Mediante historias fantasiosas de acción y aventura científica con simbologías diversas, abierto compromiso feminista, una buena carga de steam punk y prosa de calidad inusual para el estándar del género, Miéville propone interacciones conflictivas entre individuos y sistemas de poder sin solución aparente. El sentido moral de los personajes (por lo general héroes intelectuales trágicos de formación e intereses eclécticos) los atormenta y condena a aceptar la responsabilidad por la clausura causal íntegra de sus decisiones, incluso cuando admitirla sea un camino directo al sufrimiento propio (y tal vez el exilio). La ficción de Miéville es aparentemente ligera pero al mismo tiempo éticamente incómoda. Eso contribuye a que su lectura sea tan enriquecedora y satisfactoria.