Esta entrada describe acertadamente un aspecto del ciclo vital de las “redes sociales” y por qué su éxito las aniquila. Un fragmento:

Finalmente todos llegan a que, si se pasa el tiempo suficiente en un lugar y este se hace muy concurrido, se piensa un poco más en la imagen que se ha construido y proyectado a los lectores regulares, por lo que el espacio otrora reservado a pocos hoy resulta muy ruidoso para exponerse y nuevamente comienza la búsqueda de nuevos canales para continuar con “las conversaciones importantes” en las que se es un poco más uno mismo y un poco menos lo que los demás esperan.