Rango Finito

fotoscódigoobservatorioshermanocerdo temas plots

ciencia

Divulgación

Aquí una propuesta: un científico actual, especialmente si está al servicio de instituciones públicas, debería dedicar al menos un cuarenta y siete por ciento de su tiempo y esfuerzo (porcentaje tentativo) a la difusión de sus investigaciones e intereses profesionales dentro de un público amplio, ya sea como docente o como divulgador. El contacto permanente del investigador con personas por fuera del ámbito científico contribuiría a anclar la ciencia a la sociedad a la que pretende servir y al mismo tiempo permitiría que el científico aclarara y revaluara constantemente el propósito y motivaciones de su trabajo, reduciendo así el riesgo de caer en esas investigaciones vacías, atrapadas en sí mismas, que son frecuentes hoy en día.

Evolución en Marte, por Hugo Gernsback (Ilustraciones de Frank R. Paul)
(En Science and Invention, agosto de 1924 — Aquí en buen tamaño.)

Consciencia

Václav Havel propone en su discurso Politics and Conscience una revaloración (revaluación) de las personas, su bienestar y sus necesidades como prioridad de la sociedad. Asimismo abjura de la supuesta objetividad que se ha convertido en el valor esencial de organización política: una tecnología impersonal del ejercicio del poder.

Para Havel tras esta objetividad cientificista se oculta una tiranía ideológica que, en un giro político perverso, pone a las personas al servicio de abstracciones sin consciencia, responsabilidad ni sentido moral. El totalitarismo, dentro de esta perspectiva, es una consecuencia directa, la etapa final, de la fe acrítica en los sistemas invisibles que saben más y toman mejores decisiones que nosotros porque crecen libres de la demasiado humana subjetividad que aturde, parcializa y avergüenza.

Havel escribe desde su posición de disidente atrapado contra su voluntad en la Checoslovaquia comunista de 1984 (qué apropiado), pero sus observaciones siguen sólidas y relevantes. Piensen en el valor que tienen actualmente la vida y la dignidad de las personas dentro del sistema económico global que tanto nos esforzamos en estabilizar y proteger. Piensen en China comunista y su alianza abierta con el capitalismo norteamericano más radical. Piensen en los analistas que pretenden convencernos de que las plantas industriales esclavistas que hacen todo lo que consumimos son mejores que lo que había antes, porque ciertos índices financieros suben y otros bajan, que es lo que de verdad importa.

What is most dangerous to that evil are not the rockets aimed at this or that state but the fundamental negation of this evil in the very structure of contemporary humanity: a return of humans to themselves and to their responsibility for the world; a new understanding of human rights and their persistent reaffirmation, resistance against every manifestation of impersonal power that claims to be beyond good and evil, anywhere and everywhere, no matter how it disguises its tricks and machinations, even if it does so in the name of defense against totalitarian systems.

Václav Havel en 1978

Viernes (Ideas y poder)

Por la mañana vi el segundo episodio de All Watched Over By Machines Of Loving Grace. Mientras me duchaba pensé que lo que hace Curtis una y otra vez es mostrar un proceso que funciona de acuerdo al siguiente esquema: una idea surge en cierto medio (usualmente asociado al desarrollo científico o filosófico), y este medio estudia y difunde la idea durante un tiempo, hasta que descubre que la idea es insuficiente o no captura lo que dice capturar o es simplemente falsa y por tanto, dentro de ese medio, entra en desuso. Cuando esto pasa, sin embargo, la idea a veces adquiere vida propia. Ya no depende de esos científicos o filósofos que la impulsaron. La labor propagandística previa funcionó mucho mejor de lo esperado y ahora hace parte de la cultura. En la cultura, libre de sus orígenes, la idea sobrevive descontextualizada, como una metáfora mutante potencialmente aplicable a situaciones diversas. Las ideas que le interesan a Curtis son aquellas que, en esta última etapa, sirven como base (mediante algún nivel de abuso conceptual) dentro de discursos diseñados para sostener, fortalecer o modular el ejercicio del poder. En este episodio la idea base es que los ecosistemas se autorregulan y alcanzan estados sostenidos de equilibrio natural. Esta idea dio inicio a lo que hoy se conoce como ecología pero fue refutada, dentro de las ciencias naturales, hacia los años setenta. Pese a esto, alcanzó suficiente fuerza cultural previa como para sostener la tesis utópica de que, en tanto que nosotros también somos un ecosistema (o hacemos parte de uno), existen modelos de sociedad estables (facilitadas, tal vez, tecnológicamente) donde podemos deshacernos de la política y ser todos individuos iguales que contribuyen en igual medida al funcionamiento del colectivo. En ciertos casos, perversiones de esta idea han servido para sustentar estructuras sociales clasistas o racistas bajo el argumento de que son naturalmente estables. Por otro lado, Curtis nota que esta idea está presente en el discurso que sostiene varias de las revoluciones de la última década (en Georgia, en Ucrania, en Irán, este año tenemos una manotada más) que han sido canalizadas en parte a través de internet. Para Curtis la negación de la necesidad de la política como estructuradora de la sociedad, ese sueño de que podemos ser una hiper-comuna de iguales autorregulada y estable (all watched over by machines of loving grace), no es sólo una ideología ingenua e imposible (como sugiere el fracaso rotundo de las comunas hippies experimentales que, con esta filosofía, se montaron en Estados Unidos durante los sesenta y setenta) sino que impide (en tanto que, por su carácter facilista, monopoliza sin esfuerzo el mercado del entusiasmo y la indignación) la conformación de movimientos que confronten con seriedad la opresión.

[Flash 9 is required to listen to audio.]