Rango Finito

fotoscódigoobservatorioshermanocerdo temas plots

cierres

We need not destroy the past

It is gone.

Martes

Desmonto la oficina. No hay mucho que desmontar, la verdad. Nunca me preocupé mucho por apropiarme de este espacio. Apenas colgué un par de postales. También limpio los cajones y estanterías de basura. En un ataque paranoico salvo de la basura a último minuto cuarenta páginas dispersas de lo que parecen cálculos. Cuido los cálculos porque me cuestan. Una vez me convenzo de que algo es cierto olvido los trucos y más tarde soy incapaz de reproducirlos. Además soy desordenado, así que nunca sé dónde dejé la versión depurada y limpia y cuáles son apenas intentos infructuosos que podría desechar. Cuarenta páginas que debo filtrar. Tengo un sueño recurrente en el que debo calcular algo, algo sencillo, algo concreto que por pura inseguridad he hecho al menos quince veces con mucho cuidado, y soy incapaz. Sé que es verdad, sé lo que quiero evidenciar, pero no encuentro el camino. Odio eso. Me levanto de muy mal genio. Tengo el vicio, adquirido cuando era niño y, por ende, omnipotente, de depender demasiado de mi memoria. Eso es algo que debo cambiar. Hoy escribí en dos páginas un resumen al vuelo pero organizado del trabajo del semestre. Todavía no hay resultados muy serios pero luce promisorio. El jueves tendremos una nueva reunión. Tal vez sea la última en un buen rato.

Lunes

Tormenta. Última clase del semestre. Qué aburrido es este diario. Nunca pasa nada. Nunca llegan los extraterrestres para rescatarnos y llevarnos a ese lugar mejor donde todos somos luz dirigida que fluye y se mezcla hasta transformarnos en una sola entidad múltiple e infinita. ¿Dónde están los extraterrestes? ¿Por qué no vienen? ¿Qué los detiene? Llevamos siglos esperándolos. Tengo algunos planes para las largas (si no eternas) vacaciones. El primero es montar la nueva versión de HermanoCerdo. Es algo que pensé en tener listo en enero pero finalmente fue imposible. También quiero traducir un cuento de Sergio de la Pava y una crónica de Heydar Radjavi. Por otro lado quiero retomar la escritura. Tengo varios proyectos pero son difusos. Tal vez lo más concreto es una novela juvenil sobre un niño con un primo enfermo un poco mayor que él que tiene poderes sobrenaturales. Pero también está esa premisa que vuelve y vuelve sobre las personas atrapadas, por la guerra, en un instituto de investigación científica en la periferia de una ciudad que a veces parece más bien un centro de reclusión psiquiátrica. Son ideas no más, con algunas notas y diagramas dispersos en cuadernos. Otra cosa que quiero escribir es un ensayo al respecto de la dimensión política del Princeton Companion to Mathematics. Es algo que discutí hace un año largo con Andrés pero nunca pude desarrollar.

La experiencia de dictar un curso para ciento treinta personas fue mucho más agradable de lo que hubiera pensado. Obviando la ansiedad constante previa a cada clase por culpa de mi miedo a hablar en público, el ejercicio de dictar este curso me hizo bien. Fue saludable e interesante. Me obligó a repensar mi relación con el tablero y, en general, el escenario de clase. La pedagogía a escala industrial requiere mucho más histrionismo que el que se requiere para grupos pequeños. Es necesario mantener la atención (Con grupos pequeños, al contrario, usualmente he optado por ofrecer atención individualizada mucho más que apostar por una atención grupal). Un problema que sentí, y que no pude solucionar, es que es terriblemente difícil recibir retroalimentación y mucho menos tener una conciencia clara de las dificultades que tienen los estudiantes. La comunicación es mayoritariamente unidireccional. Eso me frustra. También me hubiera gustado tener más control de la clase en general, pero, por otro lado, el hecho de que el curso contara con un supervisor me permitía desentenderme de una fracción de las labores administrativas tediosas que son necesarias para que estos cursos funcionen. Unas por otras.