Rango Finito

fotoscódigoobservatorioshermanocerdo temas plots

comida

Tacos

Viernes

Día calmado. Trabajo por la mañana y después de almuerzo. Conversaciones con Miguel sobre violencia e institucionalidad. Súbito interés por la tutela a media tarde. Correos electrónicos que vienen y van. Mónica y su familia fueron al centro comercial y compraron el coche para Mauricio. Es verde. Plinio está echado a mi lado sobre la manta roja. Fuimos a comer al restaurante cubano cerca de la casa. Pedí una tilapia frita. Viene acompañada de yuca con mojo y arroz congui. Me recuerda al pargo con patacón que usualmente me comía en el restaurante de Don Saúl, en Coveñas. ¿Cómo andará Don Saúl? Ya debe estar muy viejo. ¿Habrá regresado a Medellín? Los señores del restaurante cubano (Juan y Antonio) saben que Mónica se llama Mónica y que Mauricio se llama Mauricio. Mi nombre no lo conocen, creo. Me dicen “caballero”.

Lunes

A medio día me entran ganas de un buen filete de ballena a medio asar.

Martes

Me levanto temprano. Leo un cuento hiperviolento de Federico Escobar y le envío un correo largo con comentarios. Se titula, inofensivamente, Manizales. Juan me escribe: vio esto y se acordó de mí. Hago desayuno. Acompaño a Mónica a tomar el bus. Camino a la casa. Trabajo un poco por la mañana. Le recomiendo a Laura lugares en Nueva York. Escribo correos. Recaliento comida para el almuerzo (arroz congui y carne de cerdo). Leo este cuento de Daniel Espartaco Sánchez. Lo vuelvo a leer. Tomo el bus hacia el hospital. En Richmond con Dundas se sube un señor que huele a orines. Se sienta justo al frente mío. Contengo la respiración y oigo a Dan Savage reconfortar gringos con problemas de identidad sexual. Espero a Mónica en el punto acordado. No llega. Me asusto. Llega en taxi cinco minutos antes de la cita. Se le hizo tarde. Me desinfecto las manos al entrar al hospital. Miro personas en sala de espera. Hay un hombre de pantaloneta de jean a la Carlos Vives que tiene todas las piernas tatuadas con lo que a mi juicio son malos dibujos infantiles. Su hija, una niña de siete años, está vestida de cuero y tiene gafas negras. Es probable que ella sea la artista que decora las piernas de su padre. Hay una niña, más pequeña, que cuenta revistas con su papá. La mamá sale del consultorio, está embarazada, y la niña corre hacia ella y le entrega una revista que le guardó. Pienso en la perspectiva (horrenda) de enviar a Mauricio a un colegio. Odio los colegios. Había olvidado que Mauricio tendría que soportar ese martirio algún día. Mónica sale de la consulta. El cérvix se está borrando y Mauricio está en posición. Todo está preparado para su despegue vaginal hacia el temible mundo exterior. El doctor Fellows dice que faltan pocos días. Regreso a la casa a pie. Helado de yogurt con fruta (mango, frambuesa y mora; el helado tiene sabor a te verde) ante la imposibilidad de comprar bubble tea. Reviso el buzón de correo. Limpio la arena de los gatos. Escribo un twit que usa (correctamente, creo) la palabra “empero”. Escribo otro correo electrónico. Intento leer una entrevista a Pierre Bordieu que Miguel me recomendó. Fracaso. Creo que Pierre Bordieu usa un lenguaje secreto. Hablamos de gramática y Jaime Ruiz. Hablo con Mercedes varias veces durante el día. Renunció a la invisibilidad para volver a sentirse una chica popular. Pienso en un artículo de Rahim y Tom que hace meses que debería haber leído. Me da culpa. Juan me tranquiliza y me asegura que un taxi no se puede rehusar a llevarnos al hospital. Hablo con Sergio, el jueves se va a las tierras del norte. Instalamos una repisa blanca en el cuarto. Pongo un dinosaurio verde y gordo para estrenarla. Hay grillos afuera. Más que de costumbre. Encuentro a mi Asterix y mi pulpo naranja debajo del sofá nuevo junto al gato superhéroe de Gonta y su araña de jugar fetch. Juego fetch con Gonta. Me hago un sánduche, un vaso de te verde y sirvo papas fritas que compré en el Ikea. Me quejo al aire por séptima vez: las papas fritas del Ikea norteamericano no se parecen en lo más mínimo a su contraparte europea. Como. Debería comer mejor. Recuerdo una vez más que debo cargar la batería de la cámara. No hago nada al respecto. Debo dejarle comida a los gatos antes de salir al hospital. Debo dejarle comida a los gatos antes de salir al hospital. Plinio pide comida. Los platos están vacíos. Les sirvo comida. Plinio ronronea. Transmission me anuncia que Darkon está aquí. Veo (maravillado) pelear en juego a los gatos. Admiro el estilo de Plinio. Es poco efectivo pero elegante. Ayudo a Mónica a actualizar su hoja de vida. Oigo Little Person. La canto. Me pregunto por qué todos estamos tan lejos. Creo que leeré un poco antes de dormir. Huele a mofeta afuera. Ayer, por cierto, vimos una mofeta en el parqueadero. Dicen que hay que tenerles miedo.

Domingo

No sé en qué estaba pensando. Hoy, al almuerzo, serví la segunda ronda de batido de aguacate sobre el padthai de Mónica en lugar de en su vaso. Ansiedad. De regreso de la universidad, en el centro, vimos una aglomeración de adolescentes desesperadas por ver a Justin Bieber. O por no verlo, porque se supone que ya había llegado. Tenían pancartas con corazones y camisetas con su correo electrónico escrito a mano con marcador. El viernes decidí retomar mi vieja costumbre de ver documentales. Por la mañana, al desayuno, vimos David Daniel Johnston and the Devil. Luego de pasar por la universidad, donde los ratones mutantes recibieron otra dosis de su propia “medicina”, vimos Lost in la Mancha. Finalmente, hace unos minutos terminamos de ver Dear Zachary. Pesadísima. Me dejó muy triste.

Martes

Raphael Nachman es un personaje de Leonard Michaels. Nachman es un matemático. En la primera historia de la serie que Michaels le dedicó, Nachman es profesor visitante en la universidad de Cracovia. En Cracovia vivieron sus abuelos, quienes luego murieron en un campo de concentración. Nachman quiere conocer el lugar donde vivieron sus abuelos, no el lugar donde murieron. Nachman camina por Cracovia acompañado de una estudiante, quien lo guía hacia la Sinagoga y el viejo Ghetto. Hoy por la mañana fuimos a una nueva cita con el doctor Fellows. Todo en orden. Nueva cita en una semana. Ayer vimos videos en clase prenatal. En los videos las mujeres tienen hijos y los hombres dicen frases entusiastas de cajón para no sentirse tan inútiles. Sólo uno de los hombres reconoce que al final del cuento la mujer en trabajo de parto está sola con su dolor y los “You can do it” o “You’re almost there” o “You’re doing just fine” son paliativos para él, no para ella. De vuelta del hospital oí la historia de una mujer que recuerda su primer romance y la obsesión de su novio adolescente por tocarla durante una fiesta de cumpleaños. Comí mole de ayer y un durazno de postre.

Viernes

Recuerdo que un domingo hace varios años, en Barcelona, nos intoxicamos con un jugo de guanábana que hicimos al desayuno con pulpa de guanábana refrigerada probablemente por demasiado tiempo en una nevera pequeña que nunca se distinguió por su habilidad para la consevación de perecederos. Esa vez Mónica vomitó el desayuno entero en el tren de camino a la universidad (sí, ella también trabajaba los domingos) y yo tuve una sensación de malestar constante por un día y tanto. Aunque la sensación cedió, el jugo de guanábana sigue produciéndome cierta desconfianza literalmente visceral.

Toronto

Viernes

Tren. Caminata hacia el barrio chino. Festín de dumplings. Caminata hacia Dundas Square. Registro en el hotel. Caminata. Manic Café. Javier, Juan Pablo y Adelaida. Infusión de jamaica. Kensington Market. Barrio Chino. Downtown. Hotel.

Sábado

Caminata hacia el sur. Desayuno en St. Lawrence Market. Queso St. Marcelin. Café. Jugo de aloe. Intoxicación con un sánduche de berenjena. Encuentro con Clifton y Jana en Bay St. Caminata hacia tienda de gafas por Queen St. Tienda de gafas cerca del barrio chino. Restaurante coreano en Kensignton Market. Bibimbap. La intoxicación empieza a hacer lo suyo. No puedo comer. Mónica y Jana piden sopa de tofu picante con mariscos. Caminamos hacia Bloor por la calle donde Jana y Lou vivieron hace un año. Tomamos café en un sitio al azar sobre Bloor. Librería de usados grande y bien organizada. Caminamos hasta la universidad. Cruzamos la universidad. Museo de arte. Parque. Tienda de zapatos favorita de Jana en Queen St. De vuelta a la universidad para encontrarnos con mi tía y mis primos frente al parlamento de Ontario. Conversación por media hora e intercambio de regalos. Caminamos al hotel los cuatro. Descansamos un poco en la habitación. Salimos en búsqueda de un sitio de sushi. No queda lejos del hotel. De allí, con lluvia ligera, caminamos a un sitio de crepes junto a la tienda de zapatos. Mónica pide una crepe de nutella con banano. Yo, intoxicado, paso. Nos despedimos de Jana y Clifton. Caminamos al hotel. Rendidos.

Domingo

Un poco mejor. Caminata a St. Lawrence. Cerrado. Desayunamos café y pastel en un Second Cup al lado. Caminamos hasta la estación de tren y registramos el morral de Mónica. Caminamos hasta la torre CN. Constatamos que la entrada al mirador es carísima y caminamos hacia el lago hasta un muelle donde nos sentamos. Luego caminamos un poco más. Cuando nos da hambre caminamos de vuelta al centro. Buscamos un puesto de perros calientes. Elegimos el más barato. Comemos. Buenísimo. Vamos al estadio de beisbol. Caminamos hasta el centro. Descubrimos un centro comercial gigantesco. Tomamos jugo de naranja. Caminamos hasta que las piernas no dan más. Luego regresamos a la estación de tren.


(Más fotos, acá.)

Tajine