Rango Finito

fotoscódigoobservatorioshermanocerdo temas plots

diseño

Firefly

Firefly
Serenity

Esta línea de Jubal Early en el último episodio de Firefly bien podría ser el epitafio de la serie:

I like the way the walls go out. Gives you an open feeling. Firefly is a good design. People don’t appreciate the substance of things. Objects in space. People miss out on what’s solid.

Revolver

Ayer Arturo, que anda con mucho tiempo para pensar, me decía algo sobre los problemas de la libertad. Tenía que ver con los dilemas modernos de encontrar un lugar que se adapte a lo que uno siente que es (o tal vez a lo que uno siente que merece ser). Ese rango de opciones es por supuesto falso, o por lo menos no tan real como la filosofía voluntariosa inspiracional promete. A la larga estamos sometidos a circunstancias que están fuera de nuestro control y esas circunstancias deciden más o menos arbitrariamente qué será de nosotros. Por fortuna el cerebro reactualiza con frecuencia las aspiraciones para que cada tanto tengamos momentos de satisfacción que compensen por toda la mierda adicional. De pronto el valor de la vida consciente está en sostener la ilusión útil de que las decisiones que tomamos nos determinan. Quién sabe cuánto progreso cultural le debamos a esa creencia.

En Revolver, de Matt Kindt, el protagonista habita intermitentemente dos realidades. En una de las dos la civilización está al borde del colapso: cuerpos llueven sobre las calles de Chicago. En la otra, la vida del protagonista se deshace a diario en su rutina estereotípica del trabajo de oficina sin sentido que sirve para satisfacer hábitos de consumo que se confunden ocasionalmente con necesidades (es inevitable). En la realidad apocalíptica los límites morales son atenuados por la urgencia de sobrevivir y esto le permite acceder a aspectos de su personalidad que en la realidad más real (?) deben ser reprimidos para garantizar colectivamente la estabilidad del orden social. Ambas realidades son versiones extremas (?) a una vida dada por perdida. Pero su simultaneidad progresiva es una trampa cómoda ya que anula la necesidad de compromisos con la identidad y los principios. En la relatividad explícita del multiverso nada importa. Los sacrificios no tienen valor. La responsabilidad es un sinsentido. Estar vivo es lo mismo que estar muerto.

Guarapo

Ayer por accidente compramos guarapo en el mercado hipster del pueblo. Guarapo de té. Una botella de 355 mililitros cuesta 3.75 dólares más impuestos. Carísimo. La descripción del producto es “té vivo burbujeante”. Lo hacen en Montreal. El empaque es muy cuidado, al igual que el diseño, sencillo y elegante. No sabíamos qué era y por eso lo compramos. Era guarapo, tal cual. Esto se llama buen marketing. Lo promueven como beneficioso para la digestión y la energía. A los bichos que producen la fermentación los reintroducen como Symbiolife™. Una botella contiene alrededor de 280 millones. Recomiendan tomar una botella al día y no más de una. Luego de comprar las dos botellas (una con sabor a limonaria y otra con sabor a flor de jamaica) para acompañar el burek de espinaca y queso del puesto bosnio, descubrimos que no es aconsejado para mujeres embarazadas o lactantes, así que ayer me tomé el mío y hoy el que le correspondía a Mónica. El guarapo de piña que hicimos hace unos meses era comparable en textura y sabor, aunque tal vez un poco más dulce. De ese Mónica, aunque embarazada, sí tomó. Nunca subestimen el poder de las advertencias en etiquetas.

Esquina

Ali Frazier Poster

Esquina es versión virtual de la nueva revista de lecturas sobre boxeo y derivados editada entre otros por mi buen amigo Mauricio Salvador (a quien nunca he visto), fundador y coeditor de Hermano Cerdo. Aunque inicialmente la revista sólo tendrá distribución física (¡y gratuita!) en México, espero que se convierta, gracias a su presencia en línea, en un referente para aficionados de toda latinoamérica en busca de crónicas serias (ejemplo), limpias de la vacuidad que supura el periodismo deportivo tradicional en español.

El diseño de la página, de mi autoría, utiliza la cuadrícula de Skeleton para adaptarse fácilmente a diferentes dispositivos de lectura y pretende imitar el estilo gráfico de los carteles de boxeo de los años setenta.

Héroes sobre nosotros

TED es una vitrina de productos a la venta. Por eso su diseño gira en torno a la charla efectista breve e insustancial propia del marketing. Le dice a la gente lo que quiere oír. TED no difunde ciencia o tecnología sino la idea de ciencia y tecnología que a sus organizadores les interesa popularizar: una ciencia superficial y simplista, encapsulada en productos adquiribles y condimentada con copiosas dosis de buena energía. Dentro de este esquema, todo avance científico o tecnológico implica necesariamente desarrollo humano. Esto no sólo es romántico (lo que no tiene por qué estar mal) sino que es perverso: ofusca los procesos políticos y económicos que impulsan, financian y dirigen la investigación. Además niega la posibilidad de valorar las implicaciones morales y sociales de la adopción de tal o cual descubrimiento. No hay tiempo para preguntarse a quién sirve qué y por qué. TED oculta en su base un discurso según el cual la humanidad es salvada y liberada por los héroes técnicos sabios que sin esperar nada a cambio, si los dejan, dedican sus vidas al progreso universal. Este es un discurso peligroso. Sin escepticismo, sin una posición activamente crítica, sin una apertura real, la ciencia se transforma en culto elitista y la tecnología en cárcel. Cuando TED imagina su futuro se proyecta sin molestia ni modestia en un templo inmenso abarrotado de gente atenta al discurso motivacional de un megalómano que promete que cambiará el mundo y recibe aplausos en respuesta. No creo que esto sea del todo autoparodia o ingenuidad. TED sabe que es la plataforma perfecta para divulgar ese tipo de anuncio.

Science and Invention
El aprendizaje pasivo es adoctrinación.
(Revista Science and Invention, diciembre de 1921)

Diseño

Con los años he aprendido a apreciar el valor del diseño como un mediador/facilitador/amplificador del acceso a contenidos y la interacción con los mismos. Es común despreciar o ignorar el diseño bajo el argumento de que no es sustancioso o no aporta, sólo decora; no creo que sea así. El diseño enriquece el texto y le permite existir y aprovechar el medio sobre el cual es transmitido. Entre mis amigos, creo que Miguel y Juan Diego entienden eso muy bien y saben utilizarlo (aunque el blog del primero desmerezca en ese sentido). Entre las publicaciones en línea con diseños que admiro están Fray y Triple Canopy. Cuando se hace seriamente (lo que es difícil), el diseño dice cosas (o al menos ofrece pistas) sobre el contenido que alberga y sus intenciones. En su esencia es organización creativa a un nivel que no se limita a la simple disposición o forma de los componentes (quería utilizar la palabra semántica en esta oración pero no supe dónde ponerla). El buen diseño transmite sentido complementario al texto y lo refuerza. Los instintos estéticos básicos (naturales o aprendidos) a los que apela son en realidad mecanismos sofisticados de acceso y procesamiento de información. Si el cerebro es hardware y el texto es código, el diseño es un conglomerado de protocolos/etiquetas para facilitar la compilación, ejecución y aprovechamiento pleno de los programas descritos por el código.